Tag Archives: juguetes

Entre Tutús

26 Ago

La princesa tiene cuatro tutus: una rosa, uno fucsia, uno morado y uno verde con rojo.

Comenzamos con el ballet a los tres años y lo hemos ido llevando y dejando pero en el camino lo que más ha crecido ha sido el amor por los tutus. Si vamos a una tienda de tutus la princesa no sabe que elegir entre tantas opciones y se siente tan limitada por el hecho de solo poder comprar uno: el de estrellas, el rosa, el que tiene doble vuelo, el que tiene triple vuelo, el de color chillon, el de color suave y así señala todos y terminamos eligiendo uno.

De los tutus hemos pasado al gusto (casi obsesión ) por las faldas porque ella solo quiere ponerse faldas. Nunca se me habría ocurrido que el amor por la faldas podría venir del amor a los tutus. Yo nunca he sido de usar falda sera que no use los suficientes tutus en mi infancia????

El bizcocho tiene muchos tutus: esta el rayo McQueen, Mate, varios hot wheels, algunos camiones y otros de diversos colores y tamaños.

El bizcocho sabe que son carros o autitos pero insiste en decirles tutus. Cuando le digo que traiga sus carritos para jugar va corriendo y los trae pero si lo ve carros por la calle alborozado gritará: “mira mama, tutu!!”.

No tengo animos  de corregirlo, llamo a las cosas por su nombre porque sé que es importante para su desarrollo que yo le dé el nombre correcto a las cosas pero en el fondo tengo sentimientos encontrados: tengo pena de que un día mi pequeño diga: “vamos en auto mamá!!!”  porque significará que los tutus salgan de nuestras vidas y que ya es un niño grande.

La vida de una madre es así: enorme alegría y orgullo por cada paso adelante pero tristeza porque cada paso implica perder al bebe y darle la bienvenida al niño.

 

 

 

 

Anuncios

Diente de Bizcocho

30 Oct

Cuando el Bizcocho cumplió cinco meses me andaba preguntando porque seguía tan desdentado, después de todo su hermana había tenido su primer diente a los cinco meses exactamente  pero nada  me seguía regalando sonrisas desdentadas.

Hasta que un día casi entrando a los seis meses zas! apareció el primer diente en la parte de abajo de su boca un diente lindo y chiquitín que como lo hizo sufrir. Es que esto de la salida de dientes es medio fastidioso el bebe babea un montón y comienza a meterse cosas a la boca para rascarse las encías porque le fastidian y aunque venden juguetitos especiales para que se los ofrezcas en estos trances igual el bebe quizas prefiera coger la mantita o el borde de su manguita o quizás su mismo babero para rascarse su boquita.

En mi experiencia para estos trances uno debe:

1. Tener mucha paciencia porque el bebe se pone algo irritable (y digo algo porque depende de cada bebe hay desde los que solo andan fastidiados hasta aquellos que lloran y lloran y hasta fiebre les da y hay que darles antipirético para que pasen el mal momento)

2. Tener a la mano algo para que chupen, es importante recordar que sea algo que el bebe pueda manejar (ni muy grande ni muy chico) hay pues esos que se refrigeran para que estén fresquitos  aunque quizás el bebe prefiera esos juguetes que tiene cintitas y cosas con texturas.

 

Si eres muy afanosa tu misma le puedes hacer el juguete al bebe con el patrón que hay en este link, yo tengo muchas ganas de hacer algo así pero el tiempo siempre me gana.

3. Muchos baberos porque el bebe babeara un montón y no quieres que ande mojándose el pechito y la ropa.

El bizcocho estuvo fastidiado pero orgulloso de su primer diente tanto que hasta abría la boca y se reía cuando yo decía miren tiene su primer diente. Lo mas gracioso es que al día siguiente le salió el segundo diente y ahora anda con sus dos diente inferiores.

Lo malo de todo esto es que tiene una mandibula muy muy fuerte y cuando muerde algo ayyyy!!! que dolor  incluso llega a dejar marca de sus dos dientes en las cosas que muerde no se porque tiene ese afán mordedor que la princesa nunca tuvo.Hoy con 7 meses sigue con dos dientes.el bebe mas bello del mundo!!

En cuanto a la lactancia, cuando recién salieron los dientes a veces me daba unos mordiscones que me hacían doler pero ya nos hemos adaptado, ya no muerde el pecho salvo que se acabe la leche y entonces ya se que debo cambiarlo de lado.