Archivo | Niños 2 años RSS feed for this section

Viajar al Cusco con niños (2)

17 Abr
20140805_084103

Cabañita en el Amaru Valle Hotel

Al día siguiente de pasear por la ciudad y hacer el City Tour partimos para Urubamba con la idea de sacar a nuestros pequeños de la ciudad donde sus ojos descansaran del gris y sus oidos del ruido de la ciudad. Decidimos ir por nuestra cuenta a hacer las visitas al VALLE SAGRADO; un tour normalmente incluye visitas a Pisac, Urubamba y Ollantaytambo en un sólo día partiendo desde Cusco y terminando en Cusco. Nosotros partimos del Cusco desde la calle Pavitos: tomamos un taxi para ir cómodos con los pequeños y para que el viaje fuera un poco más corto (existe la posibilidad más económica de tomar una combi pero preferimos pagar más pero ir más comodos). El bizcocho dormito parte del viaje y el resto miro por la ventana llenándose los ojos de los verdes cerros y del cielo azul, avisando cada vez que veía una vaca, un caballo o un asno y evidentemente preguntando cada cierto tiempo si ya llegábamos.

Al llegar a URUBAMBA nos hospedamos en el Amaru Valle Hotel que aunque no tenía la mejor atención tenia bellas, cómodas y bien cuidadas instalaciones con una vista espectacular. Mis hijos disfrutaron del espacio, de las flores que habían por todos lados, del cielo extremadamente azul (en nuestra Lima panza de burro, como la llama Alejandro Sanz, el cielo mayoritariamente es gris por lo que el cielo es un privilegio) , de las montañas a lo lejos. Las habitaciones del hotel estaban organizadas en pequeñas cabañas independientes unas de otras y bastante espaciosas. Los chicos corrieron por todos lados y descansaron un poco del viaje. Sigue leyendo

Anuncios

Viajar al Cusco con niños (1)

2 Sep

20140802_134432

Sinceramente tenía mucho miedo de viajar con mis hijos:  ella de cinco años y el de dos años y medio. Le di mil vueltas y baraje los lugares con cuidado según mis amistades con hijos el mejor destino es la playa pues los niños pequeños la adoran pero ni mi esposo ni yo somos gente del mar así que elegí el lugar que mas me gusta en mi pais: CUSCO.

Si tienes niños de la edad de los míos sabrás que una niña de cinco años es bastante guerrera puede caminar y trepar cuando la curiosidad la pica pero también esta un poco pegoteada a algunos implementos electrónicos lo que les dificulta apreciar el cielo azul y la belleza serena de un lugar tan maravilloso y mágico como el CUSCO.

Un niño de dos años es un huracán de energía para correr lejos de ti en cualquier oportunidad en que su curiosidad lo mande pero a la vez se cansa de caminar ciertas distancias y tiene una alta probabilidad de pedirte que lo cargues lo cual hace que tu trabajo sea mas arduo en lugares como el CUSCO donde debes caminar y subir alturas y por ende no puedes andar con coches ni aditamentos con ruedas.

Tips:

HOTELES: Elige hoteles cercanos a la plaza de armas pero prefiere aquellos que no se encuentren en las alturas pues terminaras perdiendo el aire mientras subes estas cuestas de regreso al hotel al final del día. De no ser posible, escoge los hoteles modernos que se encuentran algo alejados de la plaza pero a los que puedes llegar sin dificultad con un taxi (los taxis te cobran 3 o 4 soles por cualquier distancia en la ciudad) Sigue leyendo

Plato, pato, platano

2 Sep

La vida con un niño de dos años y medio es una explosión constante de palabras.Mi hijo habla tanto tanto y a veces dice frases extensas llenas de emociones e información pero otras veces dice cosas totalmente ininteligibles para un adulto entrenado en el idioma español. Lo mas desesperante de estos momentos de problemas de comunicación es como el bizcocho repite su frase, totalmente idéntica en cada repetición, para ayudarme a entenderlo siendo totalmente consciente de que tenemos un problema para entendernos y sin desanimarse.

He ido desarrollando un diccionario paralelo a mi diccionario del español regular para poder entender algunas palabras que todavía no son totalmente claras en su vocabulario sin que ello implique que yo repita esas palabras mal dichas pues no pretendo reforzarlas.

A mi pequeño podrás oírle decir en forma constante y repetitiva “plato plato” pero no habla de los objetos para poner la comida se refiere al plátano que es su fruta preferida a veces cuando habla con otras persona se lleva momentos frustrantes en que le hablan de patos y de platos mientras el solo quiere un plátano.

Ser madre de un niño de esta edad implica tener mucha paciencia pero también poner mucha atención a las palabras del niño poner atención a lo que nos dice y no reírnos de sus nuevas palabras o de sus medias palabras (aunque nos hagan mucha gracia) debemos tomar en serio su crecimiento y su avance y felicitarlo. 

El Señor y la Señora Cara de Papa

29 Ago

Cuando la princesa tenía menos de un año pasaba con mi esposo por un supermercado cuando lo vi un Sr. Cara de Papa en oferta. Como toda madre primerisa, acusiosa y excesivamente protectora lei las instrucciones del juguete para ver las recomendaciones del fabricante y evidentemente no era apto para un menor de 1 año pero si para un niño de 2.Compre mi Sr. Cara de Papa y lo guarde para cuando mi pequeña tuviera la edad.

El tiempo paso y efectivamente cuando tuvo 2 años le entregue el Sr. Cara de Papa que se volvió la cosa no rosa que más le entretenía pues tiene muchas muchas posibilidades de juego.

Cuando me volvi a topar con un Sr. Cara de Papa en oferta me debate entre comprarlo para darselo al bizcocho cuando llegara a la edad o comprar una Sra. Cara de Papa para que le hiciera compañia al solitario Sr. que mi hija guardaba en su ropero.

Compre una Sra. Cara de Papa que inmediatamente abrieron mis hijos y tiraron al piso junto con el Sr. Cara de Papa. El Buscocho tenía menos de dos años pero encontro divertido el tartar de colocar las piezas en los diferentes orificios de la papa y en lo divertido de las expresiones de los ojos y las bocas que trae el juguete.

Aun hoy mi hija con cinco años y el bizcocho con dos años y medio se sientan en la sala con todas las piezas mezcladas del Sr. y la Sra. y juegan a armarlos.

Considero que es un juguete recomendable especialmente entre los dos y los dos años y medio porque en esa edad los chicos tienen bastante manejo de sus manos y bastante autonomía como para quedarse sentados jugando con la papa sin llevarse las piezas a la boca.

En mi experiencia ayuda a los niños a trabajar su motricidad fina pues es necesario coger la piecitas y ponerlas en los orificios de la papa ejerciendo cierta presión para que las piezas no se caigan además de que estimula la imaginación pues pueden crear rostros distintos dependiendo de las combinaciones que elijan.

 

 

Entre Tutús

26 Ago

La princesa tiene cuatro tutus: una rosa, uno fucsia, uno morado y uno verde con rojo.

Comenzamos con el ballet a los tres años y lo hemos ido llevando y dejando pero en el camino lo que más ha crecido ha sido el amor por los tutus. Si vamos a una tienda de tutus la princesa no sabe que elegir entre tantas opciones y se siente tan limitada por el hecho de solo poder comprar uno: el de estrellas, el rosa, el que tiene doble vuelo, el que tiene triple vuelo, el de color chillon, el de color suave y así señala todos y terminamos eligiendo uno.

De los tutus hemos pasado al gusto (casi obsesión ) por las faldas porque ella solo quiere ponerse faldas. Nunca se me habría ocurrido que el amor por la faldas podría venir del amor a los tutus. Yo nunca he sido de usar falda sera que no use los suficientes tutus en mi infancia????

El bizcocho tiene muchos tutus: esta el rayo McQueen, Mate, varios hot wheels, algunos camiones y otros de diversos colores y tamaños.

El bizcocho sabe que son carros o autitos pero insiste en decirles tutus. Cuando le digo que traiga sus carritos para jugar va corriendo y los trae pero si lo ve carros por la calle alborozado gritará: “mira mama, tutu!!”.

No tengo animos  de corregirlo, llamo a las cosas por su nombre porque sé que es importante para su desarrollo que yo le dé el nombre correcto a las cosas pero en el fondo tengo sentimientos encontrados: tengo pena de que un día mi pequeño diga: “vamos en auto mamá!!!”  porque significará que los tutus salgan de nuestras vidas y que ya es un niño grande.

La vida de una madre es así: enorme alegría y orgullo por cada paso adelante pero tristeza porque cada paso implica perder al bebe y darle la bienvenida al niño.

 

 

 

 

¿Pan comido?

23 May

El otro día estaba en la sala de espera del pediatra mirando con un ojo a la princesa y con el otro al bizcocho  y entable conversación con la  mamá que estaba sentada a mi lado.  Resulta que tenia un hijo de la misma edad que el bizcocho y que comía: pollo, pavo, papa, alcachofa, zapallo, platano, pera y un largo etc, ademas era un impaciente que se molestaba cuando su madre se demoraba en servirle el platito de comida y yo me senti taaaaaaan mal!!!!

El bizcocho tiene siete meses y medio por lo cual  desde que cumplió los seis meses  ha comenzado la ablactancia que es es el periodo de transición ente una dieta basada en leche a una dieta basada en todo lo demás. Se supone que durante este tiempo el bebe aun recibe sus principales nutrientes de la leche materna pero va aprendiendo a consumir los sólidos y complementando su alimentación con ellos

El bizcocho come poco por no decir que casi ni come; tiene toda una técnica para dejar caer la comida de la boca  lo cual resulta harto frustrante para mi y sobre todo cuando uno oye historias de niños que comen bien y mucho y reclaman mas comida entonces uno se pregunta ¿qué estoy haciendo mal? ¿ cual es la fórmula secreta? y la respuesta es que cada niño es diferente y hay que tenerle paciencia.

El niño que comía de todo no era lactante, su madre le había dejado de dar pecho antes de los tres meses por lo cual ya tenia en su vida algo artificial: el biberón y la fórmula.

El niño no era alimentado por su madre sino por la niñera con lo cual eso de que come de todo hay que ponerlo en duda porque asi como el niño puede estar comiendo muy bien tambien es posible que sea igual de dificil que mi hijo pero que la niñera diga que todo esta bien. Yo conozco el caso de una familia que sorprendio a la niñera comiendose la comida del bebe y que sólo entonces comprendieron porque la niña no subía de peso pese a que “comía de todo y muy bien”.

Actualización:

El post lo escribi cuando el bizcocho tenía siete meses y medio, muchas cosas han pasado por el plato de mi pequeño y ni recuerdo quedaba en mi memoria de estos tiempos dificiles.

El bizcocho ya tiene dos años como de todo con mucha avidez, desde el año coge solo su cuchara y si tiene problemas con ella usa sus manos para ayudarse a comer y a ensuciarse de paso pero problemas alimenticios no tiene de manera alguna.

Cuando me contemplo en retrospectiva me pregunto qué hice bien con este pequeño niño que no hice con la princesa. Quizas fue la lactancia prolongada y el tiempo de exclusivo cuidado que le regale, quizás fue la paciencia que no se de donde saque, quizás fue simplemente que el tenìa en si mismo esta buena predisposición para la comida y solo era cuestiòn de que le agarrara el truco y el gusto.

No hay una fórmula, simplemente paso y ahora come muy bien.