Archivo | maternidad RSS feed for this section

ese agotamiento al final del día (y al principio y al medio también)

22 May

Al principio del día esta esa correteadera para que la princesa este lista para ir al cole; a la mitad del día esta la correteadera para que almuerce el Bizcocho (es todo un tema dar el almuerzo solido a un bebe), ir a recoger a la princesa al cole y que ella almuerce y al final del día todo lo que hay que hacer para que ambos niños se duerman.

Cuando por fin termina el día para mis hijos lo único que yo quiero es acostarme un rato para descansar, por lo general me duele la espalda y el brazo por haber tenido que cargar los casi nueve kilos del Bizcocho pero a veces si he sabido gestionar bien el corralito, el coche y la cuna no hay dolor pero si profundo agotamiento.

A veces sin querer me he quedado dormida y cuando mi marido ha llegado me ha despertado para cenar, a veces tengo la sensación que al llegar a mi casa, campo de batalla infantil durante el día, y encontrar a todos dormidos y en silencio él podría pensar que la vida es color de rosa y que esto de cuidar a los críos es un caramelito de limón.

Nota: redactado cuando la princesa tenía 3 años y el bizcocho 8 meses.

Imagen

Creciendo

20 Ene

Creciendo

La princesa ya tiene 4 años y el bizcocho 10 meses. Hoy los llevamos a jugar y por primera vez el bebe se subió a un carrito, se subió con su hermana y puso cara de asombro pero no lloro y hasta llego a reír. Ella no lo recuerda pero nunca aguanto que esos carritos se movieran, recién cuando cumplió tres pudo hacerlo pero él fue todo un valiente porque la tenia al lado y ella amo estar con él. La felicidad fue ese momento en que los dos reían, en que jugaban, en que ella vivía esa experiencia de hermanita mayor y el se sentía contento a su lado. Quiero guardar este sentimiento en mi corazón y recordarlo, ella esta cada vez mas grandecita y el cada vez menos bebe, a veces uno desea que crezcan rápido pero en realidad siempre extrañaremos tenerlos en brazos, chiquitos y con esos ojazos amorosos. Están creciendo y no puedo detenerlo ni acelerarlo solo estar allí: orgullosa de cada logro, expectante mientras su infancia de escurre entre mis dedos.

Yo también estoy creciendo, no soy perfecta pero estoy haciendo las cosas mejor e incluso ya tengo valor para hacer cosas que hace un año ni me hubiera atrevido.

GRACIAS DIOS POR ESTOS LINDOS HIJOS MÍOS Y POR ESTA MISIÓN QUE ES SER SU MAMI.

Tus ojos

7 Sep

Hoy el bizcocho me miro directito a los ojos, enamorador y coqueto como el solo!! y entonces note algo distinto, sus ojos son marrones.

Quizas pienses que es una tontería pero te cuento que cuando los bebes vienen al mundo tu no podrás definir si tienen los ojos de papá, de mamá o de alguno de los abuelos.

Mis hijos nacieron con ojos enormes, negros y profundos. A la princesa la miraba y la miraba tratando de ver que color de ojos tenía pero en el fondo de ese negro inmenso veía ribetes azules y terminaba mareada sin saber nada, pensaba  “no tiene los ojos de ninguno de mi familia” y era que en realidad todavía no se definía el color de sus ojos; el tiempo nos revelaría unos ojos pardos muy picaros y alegres muy parecidos a los de su padre pero no recuerdo a ciencia cierta cuando fue que me di cuenta del color de los ojos.

En cambio, esta vez tengo certeza de que mi pequeño bizcocho tiene ojos marrones y que esta definición se ha dado poco antes de que cumpla los seis meses.

Aunque claro nada esta dicho he leído aqui y aqui  que todavía podría haber alguna modificación pero dudo que, teniendo en cuenta la genética  familiar, el bizcocho se vuelva ojiverde  je je je je