Archivo | agosto, 2014

papa y todos sus significados

29 Ago

Aunque una se desviva por su pequeño retoño la mayoría de los niños que conozco luego de decir agu agu da da da  y ante la expectante mirada de una madre embobada sueltan LA PALABRA!! PAPA!!! Una mezcla de emoción, orgullo y decepción agobian el pecho de la madre y casi casi tiene ganas de no decirle a nadie que esa palabra ha sido dicha porque en el fondo una siempre espera que las palabras que salgan de esos labios sean las que nuestros oidos anhelan

Pero el orgullo por ese gran paso nos permite aceptar y festejar el ingreso de nuestro hijo en el mundo de las palabras.

Al principio las palabras de un bebe son poco nitidas y por ende quien mas tiempo pasa con el es quien mejor entiende su media lengua. En un determinado momento (entre el año y medio y los dos años) el bizcocho tenia varios significados para la palabra papa:1. zapato 2. comida 3. el hombre que le dio la vida y las usaba con pasión y con absoluta certeza del inequivoco significado de las mismas.

Lo niños son así y causan situaciones hilarantes en retrospectiva pero angustiantes en su oportunidad: Situación en la cual el pequeño desesperado repetía papa papa papa y aunque su padre se acercaba lo abrazaba y trataba de atenderlo invariablemente el pequeño se portaba arisco y molesto hasta que su super madre llego a “interpretar” al niño con una fruta para saciar su hambre.

Anuncios

El Señor y la Señora Cara de Papa

29 Ago

Cuando la princesa tenía menos de un año pasaba con mi esposo por un supermercado cuando lo vi un Sr. Cara de Papa en oferta. Como toda madre primerisa, acusiosa y excesivamente protectora lei las instrucciones del juguete para ver las recomendaciones del fabricante y evidentemente no era apto para un menor de 1 año pero si para un niño de 2.Compre mi Sr. Cara de Papa y lo guarde para cuando mi pequeña tuviera la edad.

El tiempo paso y efectivamente cuando tuvo 2 años le entregue el Sr. Cara de Papa que se volvió la cosa no rosa que más le entretenía pues tiene muchas muchas posibilidades de juego.

Cuando me volvi a topar con un Sr. Cara de Papa en oferta me debate entre comprarlo para darselo al bizcocho cuando llegara a la edad o comprar una Sra. Cara de Papa para que le hiciera compañia al solitario Sr. que mi hija guardaba en su ropero.

Compre una Sra. Cara de Papa que inmediatamente abrieron mis hijos y tiraron al piso junto con el Sr. Cara de Papa. El Buscocho tenía menos de dos años pero encontro divertido el tartar de colocar las piezas en los diferentes orificios de la papa y en lo divertido de las expresiones de los ojos y las bocas que trae el juguete.

Aun hoy mi hija con cinco años y el bizcocho con dos años y medio se sientan en la sala con todas las piezas mezcladas del Sr. y la Sra. y juegan a armarlos.

Considero que es un juguete recomendable especialmente entre los dos y los dos años y medio porque en esa edad los chicos tienen bastante manejo de sus manos y bastante autonomía como para quedarse sentados jugando con la papa sin llevarse las piezas a la boca.

En mi experiencia ayuda a los niños a trabajar su motricidad fina pues es necesario coger la piecitas y ponerlas en los orificios de la papa ejerciendo cierta presión para que las piezas no se caigan además de que estimula la imaginación pues pueden crear rostros distintos dependiendo de las combinaciones que elijan.

 

 

Entre Tutús

26 Ago

La princesa tiene cuatro tutus: una rosa, uno fucsia, uno morado y uno verde con rojo.

Comenzamos con el ballet a los tres años y lo hemos ido llevando y dejando pero en el camino lo que más ha crecido ha sido el amor por los tutus. Si vamos a una tienda de tutus la princesa no sabe que elegir entre tantas opciones y se siente tan limitada por el hecho de solo poder comprar uno: el de estrellas, el rosa, el que tiene doble vuelo, el que tiene triple vuelo, el de color chillon, el de color suave y así señala todos y terminamos eligiendo uno.

De los tutus hemos pasado al gusto (casi obsesión ) por las faldas porque ella solo quiere ponerse faldas. Nunca se me habría ocurrido que el amor por la faldas podría venir del amor a los tutus. Yo nunca he sido de usar falda sera que no use los suficientes tutus en mi infancia????

El bizcocho tiene muchos tutus: esta el rayo McQueen, Mate, varios hot wheels, algunos camiones y otros de diversos colores y tamaños.

El bizcocho sabe que son carros o autitos pero insiste en decirles tutus. Cuando le digo que traiga sus carritos para jugar va corriendo y los trae pero si lo ve carros por la calle alborozado gritará: “mira mama, tutu!!”.

No tengo animos  de corregirlo, llamo a las cosas por su nombre porque sé que es importante para su desarrollo que yo le dé el nombre correcto a las cosas pero en el fondo tengo sentimientos encontrados: tengo pena de que un día mi pequeño diga: “vamos en auto mamá!!!”  porque significará que los tutus salgan de nuestras vidas y que ya es un niño grande.

La vida de una madre es así: enorme alegría y orgullo por cada paso adelante pero tristeza porque cada paso implica perder al bebe y darle la bienvenida al niño.