Archivo | diciembre, 2012

Esas rutinas bonitas

3 Dic

Todos los días al culminar nuestra agitada vida la princesa, el bizcocho y yo nos sentamos en la cama de la princesa bien empijamados y leemos un cuento. La princesa siempre se demora un montón en decidir cual cuento quiere que le lea y eso me exaspera un poco porque suelo estar bastante cansada a esa hora y no tengo ganas de indecisiones pero cuando lo veo en retrospectiva es tan linda mi hija sentada al pie de su librero diciendo con su linda vocesita “no se cual elegir mami”.

El bizcocho la mitad de las veces quiere alcanzar las hojas del libro y darles una probadita (todo quiere probarlo con la boca) y la otra mitad se queda dormido mientras yo hago malabares para leer el libro y a su vez mostrar las ilustraciones a mi hija.

Cuando terminamos el cuento, apago las luces, le doy un beso de buenas noches a la princesa y ella siempre me pide que le cante. Yo siempre siento algo muy bonito dentro de mi cuando ella me pide esto.

HOy he caído en cuenta de que mi peque;a  esta a mes y medio de cumplir cuatro a;os es increible como pasa el tiempo.